Opiniones ajenas

El tipo de vida errante que hemos llevado hasta ahora (digo hasta ahora porque espero que se vuelva estable) no deja indiferente a nadie. Todo el mundo parece tener una opinión, que creen necesario trasladarte.

Por un lado están las opiniones desfavorables que se suelen centrar en: pobres niños, tantos cambios no son buenos, les va a afectar en su aprendizaje, en su desarrollo... Este tipo de opiniones son las que más me molestan, por varias razones. La primera, siendo sincera, es que tocan mi punto débil que son mis hijos, porque soy consciente de lo que se pierden por culpa de este estilo de vida. La estabilidad en las relaciones, tener lejos a sus abuelos y familiares, ser conocedores de una cultura y sus tradiciones, aprender un idioma en profundidad, en vez de este popurrí de lenguas que hablan, no tener que decir adiós constantemente a sus cosas, sus amigos, su casa, su colegio...

Segundo porque me considero, a lo mejor estoy equivocada, muy respetuosa con la vida de los otros, no me gusta juzgar a nadie porque entiendo que cada uno vive la vida que le ha tocado lo mejor que puede. Y espero de los demás lo mismo hacia mí. Quizás es pedir demasiado.

Tercero porque la gente que te juzga no sabe cuales son los motivos que te llevan a tomar las decisiones que tomas, las vivencias que has tenido, tus miedos, tus expectativas, tus aciertos y tus equivocaciones.

Por otro lado están los que sienten casi admiración por lo que haces: los niños van a saber idiomas, es una suerte para ellos, yo también lo haría si pudiera, a mi siempre me ha gustado la idea de vivir en otro país, los niños van a aprender mucho, tendrán grandes vivencias, serán conocedores del mundo, se acostumbraran a cambiar y ese es un valor en este mundo de cambios, no serán tan apegados a las cosas... Estas opiniones no me molestan tanto, porque validan nuestra manera de vivir y esto te concede cierta tranquilidad en el mar de dudas en el que vives cuando cambias tanto. 

Igualmente yo siempre intento explicar que no es oro todo lo que reluce y que tiene sus cosas malas, que no son pocas. Que hay consecuencias positivas que ya observo en mis hijos como su adaptabilidad, pero también hay otras negativas. "No, no, pero es más lo que ganan que lo que pierden", me dicen algunos. 

Yo no lo tengo tan claro, no sé hacia donde se inclina la balanza, lo que tengo claro es que hay aspectos de peso en ambos lados. Pero por encima de ganar y de perder, lo que intento, o intentamos, es sacarle el mejor provecho posible y compensar las carencias de la realidad que nos ha tocado y hemos escogido, porque son nuestras elecciones, acertadas o no, las que nos han traído hasta aquí y debemos vivir con ellas lo mejor que podamos.

Comentarios

  1. Nadie mejor que vosotros puede decidir qué camino es el mejor para vuestra familia. Ningun camino es fácil, ningún camino es 100% perfecto. Pero seguramente vais a hacer precisamente lo que estáis haciendo, rescatar lo mejor de casa paso, de cada punto en el camino. Y espero, porque así lo queréis, que este paso sea largo para que podáis descansar de mudanzas un tiempo. una abraçada! ;)

    ResponderEliminar
  2. Me alegra que hayas vuelto al blog. El ultimo post que te leí te sentí muy triste y preocupada por la incertidumbre y ahora entiendo el porque. Es cierto que aunque uno no pida opinión la gente se toma la libertad de dar la suya. Yo no te diré que es mejor o peor para tus hijos solo sé que tanto tú como tu esposo están haciendo lo mejor que pueden para sacarlos adelante. Si van a crecer traumados o alegres por esta vida errante eso no lo sabemos, nadie lo sabe. Quédate con las opiniones que te convengan, analiza unas otras y las demás a la basura. Y quizá dale tiempo al tiempo, deja que él te ayude. Quizá este tiempo en España te ayude a poner las cosas en su justa balanza. También puedes callar a todos esos opinólogos de una forma amable, como lo hemos cuando estamos recién paridas y todo el mundo nos da su opinión. Saludos! Por cierto, yo también estoy de regreso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí es que tanta incertidumbre pasa factura, en ese aspecto ha sido un año difícil. Muchas gracias por tus palabras, siempre vienen bien los ánimos.
      Me paso por tu blog que ando perdidísima, entre tanta mudanza...

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Menú escolar en Inglaterra