Se nos acabó el homeschooling antes de empezar.

¡Ya hemos conseguido colegio! Una parte de mi está feliz por los niños, pero otra parte está muy triste. 
 
Estos tres meses que hemos estado haciendo homeschooling han sido una de las mejores etapas de mi vida. He disfrutado de cada minuto, cada actividad, cada frustración...  A pesar de que la idea del homeschooling hacía tiempo que me atraía las primeras dos semanas estuve muy perdida y un poco histérica, pero la adaptación fue bastante rápida.

 

 

¿Qué me ha gustado del homeschooling?

 
Hacer muchas cosas que con las rutinas escolares se hacen más difíciles. Ir a patinar sobre hielo por las mañanas, hacer la lista de la compra, participar en las rutinas de limpieza de la casa, ir a museos, a parques en horas en las que no están abarrotados de gente...
 
Tener un ritmo de vida más tranquilo, no marcado por el reloj y las prisas. Levantarse poco a poco, no estresarnos porque se hace tarde para ir a la cama. Dedicar al aprendizaje "formal" nunca más de dos horas al día.
 
Que aquí en Doha hay una comunidad de homeschoolers muy grande, activa y potente que hace que los niños no estén aislados y no te sientas sola en el proceso.
 
Comprobar que los niños pueden socializar con otros niños de su edad a pesar de estar escolarizados en casa, uno de las grandes críticas del homeschooling.
 
La capacidad de la educadora (yo) de estar centrada en el ritmo del niño, sus intereses y capacidades. Su aprendizaje no queda rezagado porque hay que tirar para adelante con el currículum.
 
Verme capaz de enseñarles, ver como aprendían y se interesaban, también como se negaban a hacer tareas y me las tenía que ingeniar para que las hicieran... 
 
Disfrutar de los recursos que ya existen en la ciudad, museos, bibliotecas, cine, centros deportivos, parques... como fuente de enseñanza sin limitar el aprendizaje a algo que se da sólo dentro de un edificio, la escuela. No es lo mismo salir casi a diario a la ciudad, que hacer una salida al trimestre.  
 
La libertad.
 
 

¿Por qué entonces no hemos seguido con el homeschooling? Por varias horas razones:

 
La primera es que creo que hacer homeschooling es una decisión que tiene que ser consensuada por toda la familia, padre, madre e hijos en función de la edad que tengan. En mi caso yo era la única que quería seguir con esta opción.
 
La segunda es que mis hijos a pesar de haber disfrutado la experiencia prefieren el colegio, son niños muy sociales que disfrutan mucho estando con otros niños y tenían ganas de volver al colegio. Y ellos son lo más importante.
 
La tercera es que me encanta el contexto escolar. Hay algo mágico en compartir con el grupo de iguales las celebraciones, excursiones, juegos... Lo veo en lo felices que están mis hijos cada vez que hay alguna actividad que se sale de lo normal, o cuando preparan representaciones, o simplemente lo contentos que salen del colegio.
 
La cuarta es que no me gustaba el hecho de ser un referente "ideológico" casi exclusivo para ellos. Yo creo mucho en mis ideales, por eso son los míos y me gustaría que mis hijos los compartieran. Pero precisamente entre mis ideales está el respeto a las diferencias y la creencia de que se llega al respeto a través del conocimiento y la convivencia. Exponiéndolos casi exclusivamente a mis ideas esta parte se pierde.
 
Como ya mencionaba arriba es mentira que los niños escolarizados en casa no estén socializados, en todo caso eso dependerá de como cada familia lo gestione. Como también creo que hay niños escolarizados y que no tienen una gran socialización, ya sea porque son tímidos, porque son víctimas del bullying o porque no conectan con los compañeros de clase. Estar rodeados de gente no es sinónimo de socializar. Pero, aquí viene el quinto motivo, hay una aspecto que es difícil (no imposible) que se dé educando en casa y es el aprendizaje entre iguales.
 
A pesar de que no ha sido nuestra opción, si antes ya me gustaba la educación en casa, ahora soy una acérrima defensora. En otro post os cuento más.
 
 
 

Comentarios

  1. Estoy muy muy de acuerdo contigo, todo tiene pros y contras. Lo importante Es aprovechar cada etapa como lo habeis hecho.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Si, pero me da pena, me lo he pasado tan bien. Hasta tuve tiempo de reproducir algunos de tus experimentos. Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Totalmente de acuerdo en tus valoraciones y si la balanza se inclina hacia el colegio pués bienvenido sea. Estoy segura de que también harás actividades complementarias como educadora y madre. No te sientas triste, puede ser compatible ;)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora ya estoy mejor porque los veo a ellos felices y ya me he acostumbrado, pero los primeros días fue casi tan duro como cuando los dejé en la guarde. Lo que pasa es que con el ritmo del colegio y actividades extras no nos da tiempo a nada. El poco que les qued sólo quiero que jueguen. Un saludo.

      Eliminar
  4. Pues parece que ha sido una gran experiencia. Me alegra que la hayas disfrutado y seguro que ellos también, aunque al final hayan preferido volver al colegio. La educación en casa tiene muchas ventajas, pero también la escolar. De todas formas, seguro que puedes seguir haciendo actividades con ellos. Besos!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog