Como etiquetan a los niños en el colegio

Quería compartir algo curioso que me ha pasado con Kirikito y los colegios a los que ha ido durante este año, que por desgracia ¡han sido 3! Uno de los precios a pagar por esta vida errante que llevamos. Empezó en Londres, después estuvo 2 meses en un colegio en Barcelona y ahora lleva un mes en un colegio de Doha.
 
Para que os hagáis una idea Kirikito es un niño bastante movido y vivaz. Es autosuficiente, tiene las ideas muy claras y una gran seguridad en si mismo. Sabe lo que quiere hacer y lucha por conseguirlo. Es extrovertido, amiguero, gracioso, autosuficiente y muy tierno y cuidadoso con los niños más pequeños que él, pero le encanta jugar con los más mayores.
 
En Londres a la semana de empezar la guardería me dijeron que tenía que hablar con él porque no hacía caso y cuando tocaba sentarse en la alfombra había que insistirle mucho porque no quería dejar de hacer lo que estaba haciendo. Hablé con él de la importancia de escuchar para poder aprender.
 
Después empezó el colegio y a la semana la profesora me dijo que tenía que hablar con él porque no escuchaba. Volví a hablar con él. Al mes todos los padres tuvimos una reunión individual con la profesora y me dijo que era un niño muy inteligente, pero que tenía que aprender a escuchar y seguir las rutinas, que si lo hacía podía ser tan brillante como su hermana. Le falto verbalizar lo que pasaría si no, pero me quedó claro el mensaje. Me quede paralizada y no le dije nada.
 
Siempre me pasa que en el momento no soy capaz de reaccionar, supongo que soy un poco lenta procesando la información. Pero después me pongo a darle vueltas y me salen todo un torrente de ideas. ¿Sabéis que le hubiera dicho a la profesora si hubiese podido reaccionar a tiempo? Que mi hijo ya brillaba con luz propia y que no necesitaba parecerse a nadie para hacerlo. Que me encanta mi hijo tal y como es (y mi hija) y que ya tiene "skills" muy útiles para la vida. Respecto al aprendizaje de las rutinas escolares y el contenido académico quizás necesitaba más tiempo que otros alumnos, pero eso no lo convertía en un candidato al fracaso escolar.
 
Nos fuimos a Barcelona y empezaron el colegio. Yo estaba esperando a que la profesora me dijera algo, pero no lo hizo. Así que a los diez días le pregunté como le iba la adaptación al Kirikito. ¿Sabéis qué me dijo? Muy bien, se porta muy bien, es muy respetuoso. Guau, que cambio ¿no os parece? Hablé con él y le felicité.
 
Al empezar el colegio en Doha me encontré que había una reunión de padres a los pocos días de empezar. La profesora me dijo que todavía no lo conocía mucho (muy coherentes), pero que era un niño muy participativo, que siempre quería dar su opinión en clase, que era un super star entre sus compañeros y un alumno excelente. Hablé con él de nuevo y lo volví a felicitar.

Yo no salgo de mi asombro, como puede ser que un mismo niño sea categorizado de una manera tan diferente en función del colegio al que va. Creo que hay algo de cultural en el hecho de que lo hayan etiquetado de maneras tan diferentes. En UK los niños suelen ser menos movidos y más introvertidos, así que el Kirikito resaltaba mucho. En cambio en España la mayoría de los niños son más movidos, más abiertos, más callejeros, entonces el Kirikito se portaba bien. En cambio aquí en Qatar tengo la impresión que algunos niños tienen dificultad para respetar la autoridad del profesor/a y claro Kirikito es un súper alumno. 

Lo que parece común en los tres países con culturas tan diferentes es la ligereza con la que se etiquetan a los alumnos, ¡una semana! Me preocupa como estas etiquetas generan ciertas expectativas de fracaso o triunfo que pueden llegar a comprometer todo el aprendizaje escolar de un niño. Porque las etiquetas, buenas o malas son siempre un arma de doble filo. 
 

Comentarios

  1. Yo creo que mil profesores que se tengan, cada uno opinará de una forma aunque se parezcan, pues cada uno tiene su perspectiva.

    Lo de etiquetar a los niños... uff... A mi en 1º de EGB no me saltaron de curso pese a tener altas capacidades y como ya leía, escribía, sumaba y restaba, me aburría como una ostra y les tocaba las narices a los otros niños.

    Recuerdo que la profesora de prácticas, el último día le escribió una frase a cada niño describiéndolo en su libreta y a mí me puso: "Eva la cantante y la desastrosa".

    Esa anormal no sabía nada de mi historia ni cuenta se dio, y además era una crack del labeling. Espero que nunca encontrara trabajo...

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ufff que petarda como le puedes escribir algo así a un niño, aunque pienses que es cierto es cruel.

      Eliminar
  2. Me interesa mucho esta reflexión porque aún en el mismo país, e incluso en la misma ciudad un niño puede ser etiquetado diferente según el colegio o incluso el profesor. No hay más que ver que las calificaciones de un niño pueden pasar del bien al excelente de un curso para otro, según la subjetividad del profesor.
    Lo importante es que avance en los objetivos generales de conocimiento y que sea feliz asistiendo y participando en clase.

    ResponderEliminar
  3. Es la pura realidad esto Què cuentas y ya no en diferentes paîses, sino Què ocurre en tan solo diferentes colegios de una misma ciudad!!!. Me fastidia un montôn con Què ligereza y superficialidad catalogan algunos profesores a Los niños, a mî me ha pasado un montôn, algunos profesores Han emitido opiniones de mis hijos en las Què no tenían razon , lo que sucede Es que otros profesores "adoptan" Los criterios de otros, y aunque el tiempo pone a cada uno en su sitio, Cuesta mucho quitarse esa "fama"mal intencionada.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Menú escolar en Inglaterra