Lo que el clima dice de nuestra cultura

Después de haber vivido en tres países (España, UK, Qatar) y estar altamente vinculada a un cuarto (Colombia) he llegado a la conclusión de que el clima contribuye a definir la identidad cultural, la manera de relacionarse con el entorno, de estar en el mundo y sobrellevar las inclemencias climáticas de cada zona.
 
En España tenemos 4 estaciones claramente definidas, cada una de ellas con su propia metereología. El clima es más o menos predecible, si uno se levanta y hace sol, eso difícilmente va a cambiar a lo largo del día. Un cielo muy cerrado implica lluvia asegurada y cuando llueve en España lo hace todo el día. A parte de estas señales tenemos los indicadores personales (dolores varios, cicatrices, cambios de humor...) que pronostican un cambio brusco en el clima, hay gente que tiene más fe en estas señales que en las noticias del tiempo. Estos indicios además no requieren de ninguna explicación por parte del predictor: Me duele la cadera va a llover. ¿Cómo, por qué? Porque me duele la cadera.

Los españoles podemos ser alegres, risueños, disfrutones, familiares y amigueros como la primavera. O depresivos y pesimistas como el otoño "para que vas a ir si estará cerrado, ¿escribir un libro, tú? ¿quién lo querrá leer?" Hay un dicho que define muy bien esta parte de nuestra cultura: (para que vas hacer algo) si más vale malo conocido que bueno por conocer. Lo de los cambios no nos gustan mucho. O pesados y pegajosos como los calurosos veranos, podemos llegar a repetir algo 20 veces y si estamos chisposos ya ni te cuento. O cortantes com el frío hibernal, "no", "si", "no me gusta" "te queda fatal", "métete en tus asuntos". Por no decir de nuestras conversaciones vocingleras cual tormenta que se puede oír a kilómetros de distancia. Eso de pasar desapercibidos no va con nosotros. Como nuestra certeza climatológica, nuestra comunicación es contundente. Los tal vez, podría ser, quizás, probablemente... forman parte de nuestro diccionario, pero no de nuestro vocabulario.  Afirmamos con total seguridad nuestras ideas, porque son verdades universales, después de todo el cielo nos lo dice.

 
En UK en cambio la realidad es muy diferente. El clima es algo total y absolutamente impredecible. Uno nunca puede afirmar que va a hacer sol o que lloverá. Porque el clima puede cambiar en cuestión de minutos. Uno no puede alegrarse cuando el sol asoma por la mañana a su ventana, porque en lo que tarda en salir de casa puede estar lloviendo. Y a pesar de que esté lloviendo no tienes porque anular la barbacoa, en media hora puedes tener un sol resplandeciente. Así que en UK nadie afirma o niega nunca, un "yes" o un "no" a secas, es lo más rudo que te puedes echar a la cara. En cambio los "maybe", "it's possible", "it could be", "it may" parecen obligatorios en cada una de sus frases si no quieres ser un maleducado. Esto se refleja en todos los niveles de la cultura inglesa. En el trabajo nadie te va a decir "esto que has hecho está mal", no, no, te dirán "esto que has hecho está muy bien, la próxima vez quizás podrías introducir un pequeño cambio". Y tú, como española, te quedas tan contenta pensando que a tu jefa le encantas y la realidad es que ella está enfadadísima contigo por el gran error que has cometido. En el cole a los niños no se les dice nunca que algo está mal, sino que podría estar mejor, o que podrían cambiarlo. Si le preguntas a alguien si te quedan bien los pantalones "sí desde luego, eso sí, la falda que llevabas el otro idea te sentaba de fábula" (traducción a la española = te queda fatal). Después de mi estancia en Inglaterra puedo decir que lo que he aprendido sobre el saber estar inglés es lo siguiente: muéstrate siempre dubitativo (como el clima) y no la cagarás nunca.
 
 
En Colombia, concretamente en el Quindío que es el área que conozco, tienen un clima templado, soleado, lluvioso y variable (en 5 minutos puede caer un aguacero y después brillar el sol más resplandeciente). Según mi experiencia "turística", porque nunca he vivido allí, hay dos estaciones: el invierno que se da cuando hay varios días seguidos de lluvia y el no-invierno cuando la lluvia no es lo que domina. En qué meses es invierno es algo que nunca me ha quedado claro, la única conclusión a la que he llegado es que el invierno va y viene a su antojo.  Además hay algo que enorgullece a mis apreciados quindianos: a 20 minutos en coche puedes encontrar el clima que quieras: frío, calor moderado, calor bochornoso...   Los colombianos comparten con los ingleses la variabilidad de su clima, lo que hace que ambas culturas sean amables e incapaces de decir no. "¿Parce va a venir?" "Claro que sí" Y nunca apareció. A los españoles esto nos vuelve locos. Y a ellos, colombianos e ingleses, les espanta nuestra rudeza.

Los colombianos son frescos como su clima, pero pueden llegar a ser muy calurosos o fríos dependiendo de la situación. No se complican la vida, son extremadamente positivos y rebuscados. Que ibas a hacer una barbacoa en Armenia y está lloviendo "fresco todo bien vayamos a Quimbaya". Eso si el tema del compromiso cuando quedas con alguien y la puntualidad también son como el clima, pueden cambiar y variar en cualquier momento y nunca sabes cómo va a acabar. Así que si quedas con una amiga para comer no sabes si acabarás comiendo con su madre, si cenarás en vez de comer, o seréis 20 en vez de dos. Todo puede ser incluso que te acabes yendo a Bogotá con ella. Si algo tienen los colombianos que me fascina es que se mueven como pez en el agua en la incertidumbre.

 
Qatar. En Qatar hace calor todo el año, pero hay unos meses donde el calor es soportable y unos meses en los que parece ser que el país se convierte en una sauna. Lo que he observado hasta ahora es que todo el mundo vive pensando en esos meses de calor infernal, el presente parece que no importe  porque el futuro calor lo inunda todo. No he tenido una sola conversación con alguien sobre la vida en Qatar en la que no me hayan advertido lo mal que se va a poner el clima. Pero cuando me dicen mal quieren decir horrible, me han dicho la ropa no se seca, imposible caminar o salir a la calle, no te puedes duchar con agua fría, hay que guardar la harina en la nevera, no puedes respirar... Vamos que yo estoy acojoná. ¿Cómo se refleja esto en la personalidad de la gente? Pues todavía no tengo muchas herramientas para el análisis, pero por lo poco que he visto la gente parece seca como el calor, sonríen poco, hablan poco, son impacientes al volante, pero relajados en sus quehaceres, aquí los sitios de comida rápida no existen, existe los sitios de comida basura si quieres, pero eso de rápida es una falacia. Claro con este calor a ver quién va rápido.
 

(Todo lo que he escrito es buscando la exageración y el humor, cualquiera de las culturas nombradas, y dentro de ellas cada individuo, son mucho más ricas y complejas).

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Menú escolar en Inglaterra