Mi hija tuvo un sueño

Mi hija tuvo un sueño. Soñó que unos hombres malos entraban en casa a robar. Ella que Yatiene6ycumplirá7 escondió a su hermano pequeño para que no le hicieran daño. Y salió a defenderse. Pero uno de los malos le disparó. Justo ahí, ahí donde más le duele, donde más miedo le da, en su brazo izquierdo. Empezó a sangrar, le dolía mucho. Entonces vio a los malos pegando a su iaia. Mamá, me dijo, tenía el brazo así (y lo puso en forma de cabestrillo), pero me daba igual porque yo quería ayudar a la iaia y les daba muchas patadas para que la dejaran.
 
Ay, mi pequeña, que grande y que fuerte es. Siempre ha sido muy segura de si misma, atrevida, vivaz, lista. Pero en qué momento se me ha convertido en una semi-adulta responsable, en qué momento dejó de ser mi bebé para ser la heroína que se pone en peligro para salvar a los suyos, en qué momento dejó de sentir dolor, en que momento aprendió a ser fuerte y enfrentarse a sus miedos.
 
Quizás fué este verano cuando ocurrió el horrible accidente, quizás fue cuando vio su brazo ensangrentado, o cuando se dio cuenta de que mamá no podía ser fuerte, o cuando vio las caras de horror y preocupación de todos, o cuando nos oyó gritar, o cuando la llevaron en helicóptero unos desconocidos...  Quizás fue antes de todo eso, a lo mejor no me di cuenta del momento en que pasaba... O puede ser que fuese cuando estaba en mi útero y no tenía de que alimentarse, tal vez en ese momento decidió que la fuerza era la única que la ayudaría a sobrevivir. Tal vez fue ahí, no lo sé.
 
"Ha sido muy valiente", "es muy fuerte", "que valiente", "que entereza". Todos estábamos conmovidos por lo fuerte que era, todos nos quedamos atónitos con su valentía, y su ausencia de queja, incluso los vecinos de la habitación del hospital estaban asombrados. Y yo la que más, cuantas veces al decir lo valiente y fuerte que era, se me llenaba la boca de admiración y amor.
 
Quince días después de que le quitaran la escayola  y con la movilidad muy reducida volvió a sus clases de natación. Yo estaba muerta de miedo, tuve que retenerme para no salir corriendo a cogerla entre mis brazos. La vi utilizar sus dos brazos para bajar por las escaleras a la piscina, y hacer todos los ejercicios que le pidió el profesor y no protestó, no se quejó, no mostró su miedo, no le dejó que la ganara, lo ahogó a manotadas.
 
Ay mi pequeña, creo que no me gusta que seas tan valiente, preferiría que tuvieses miedo, que en tus sueños te pusieras a salvo, en vez de luchar, que fuese yo o Papacorbata los que os escondemos a ti y a tu hermano, los que cuidamos de la iaia. Porque pequeña, quizás ya tengas 6 pero todavía eres una niña, mi niña y no sé si me gusta el peso de la valentía y fortaleza que cargas a tus espaldas.
 

Comentarios

  1. Yo soñé con unos 5 años que nos embargaban y que estábamos mi hermano de 3, mi anciana abuela y yo sentados en una esquina en la salita, viendo como se lo llevaban todo. Lo más fuerte es que yo de aquella no sabía lo que era un embargo ni había visto nada al respecto.

    Besos

    37+1

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya es muy curioso que soñaras eso siendo tan pequeña y sin saber nada de embargos. Un saludo

      Eliminar
  2. Desde luego tu niña está hecha de una pasta especial. Entiendo que no te guste la carga que lleva encima. Es una niña y es a los padres a los que le toca llevar el peso de la seguridad de nuestros hijos, pero creo que tienes que ver lo positivo. Que si tu hija es capaz ahora de enfrentarse así a la vida, a los momentos de miedo y de dolor, será una adulta con muchos recursos cuando le vengan mal dadas. No sé qué sucedió en ese accidente del que hablas, pero debió de ser horrible. Pero los niños aprenden de todo, también de lo malo.
    Ya sabes que mi pequeño ha demostrado una gran fortaleza desde el mismo instante en que nació, así que sé de lo que hablas. Yo también habría preferido poder protegerle y que se ahorrara la lucha, pero estoy muy contenta de que sea tan fuerte, porque si no a lo mejor estábamos contando otra historia.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, sé que es algo bueno que sea fuerte, sólo que a veces tengo muchas ganas de abrazarla. jijjij. Un beso.

      Eliminar
  3. Pues es una cualidad altamente valorable y que sin duda , la dota de innumerables medios para su futuro. Sabrá afrontar mejor que otros cualquier situación y obtendrá salidas para ellas ,así que , ponlo en su justo valor . Aunque sea una niña pequeña y parezca que asume las cosas con demasiada responsabilidad para su edad , es totalmente positivo .¡ Es muy grande saber enfrentar el miedo! Tiene mucho más camino recorrido que otros.
    Un beso enorme a esa valiente!! Me identifico con ella totalmente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajja si es una valiente que duda cabe, y es algo muy bueno para ella como dices, sólo que a veces me da la ñoñería de no quiero que crezcan, sólo que estén bajo mi ala protectora y no me dejen nunca, pero después cambio y sueño con que se vayan de casa en cuanto puedan (20?? no está mal, bueno 22 jijiji) y tengan una vida llena de experiencias. Un saludo.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Menú escolar en Inglaterra