Missing Barcelona: las baldosas y la fregona

Baldosas frías
Baldosas de gres, granito o terrazo
Losas antiguas
Ay baldosas
ay losas
como os añoro
Añoro peinar vuestras miserias con mi escoba
Lavar vuestra alma con mi fregona
Hay baldosas tanto os añoro que hasta os besaría
sin importarme vuestra porquería.
 
 
JIji la poesía no es lo mío, pero bien se merecen un intento por mi parte mis añoradas baldosas.
 
Antes de venirme a UK me vine con suposiciones de como iba a ser mi vida aquí y lo que iba a echar de menos de allí. La verdad que en algunas cosas he acertado, pero hay otras cosas que si alguien me hubiera dicho que iba a echar de menos hubiese pensado que estaba loco.
 
Y es que lo que más echo de menos en mi día a día son: LAS BALDOSAS Y LA FREGONA. En UK los suelos son de moqueta. Sí, sí la verdad es que es muy calentita, pero LA ODIO con todas mis fuerzas. Es un invento destinado a joder fastidiar la vida de la gente. 
 
La moqueta te amarga la existencia, se va apoderando poco a poco de ti y consigue que te pases la vida con miedo a que se ensucie, te obliga a quitarte los zapatos cuando entras en casa, te exige una aspiradora que no sabes ni donde guardar en estos apartamentos minúsculos, no te deja saborear un copa de vino porque mientras lo sorbes poco a poco no puedes dejar de mirar el suelo asustado por lo que pueda pasar, así que al final te lo tomas de golpe y metes la copa en el lavavajillas... 
 
 
Y cuando la desgracia se cierne sobre tu moqueta y un líquido o sustancia se cae encima de ella, ya puedes dejar lo que estés haciendo, aunque sean las 12 de la noche y tengas sueño, o llegues tarde al trabajo, estés hablando por teléfono, lo que sea, déjalo porque te toca hincar las rodillas en el suelo y frotar como un/a loco/a con la frustración de saber que tus probabilidades de éxito son mínimas y que tu landlord te va a descontar un pastón de la paga y señal por esa mierda mancha.
 
 
Sí, baldosa y fregona, os echo de menos porque me hacíais la vida fácil, porque no me dabais quebraderos de cabeza, me daba exactamente igual si una gota de vino se caía al suelo, porque con mi queridísima fregona-no-ocupo-espacio-innecesario todo quedaba resuelto en una milésima de segundo daba igual que fuera al instante o tres días después.

Fregona, TÚ siempre hacías que desaparecieran los restos de mi culpabilidad. CON LA MOQUETA NO HAY MAÑANA.
 
 
 

Comentarios

  1. Jajaja, tienes razón , la moqueta es un engorro . ¡Con lo fácil y limpio que es pasar la fregona!. Nada como emigrar , para valorar lo que teníamos y ya no tenemos , hasta cosas insospechadas como esta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Tú tb tienes moqueta? Es horrible jaja es lo peor de vivir por estos lugares.

      Eliminar
    2. No no tengo moqueta , por suerte , pero en Miami , increíblemente gusta la moqueta en habitaciones y allí tenía.

      Eliminar
  2. pero qué genial!!! yo tambien odio las moquetas!!! :)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Menú escolar en Inglaterra