¿Cuándo empezar a preparar a los niños para su primer día en el colegio?

En estos días miles de niños y niñas acuden por primera vez al colegio o guardería y algunos padres/madres empiezan a preocuparse por como afectará esta etapa a sus pequeños.
 
Las librerías, bibliotecas, revistas, blogs sacan humo con todo tipo de consejos al respecto: hablarle del colegio, leerle cuentos, explicarle quien lo llevará/recogerá, hablarle de forma positiva del colegio, hablarle de la posibilidad de que lo pasen mal, dejarlo al cuidado de otros adultos durante el verano... Todos ellos son de gran ayuda.
 
Pero: ¿cuándo debemos empezar a preparar a los niños para ir al colegio/guardería? Desde mi punto de vista la respuesta es que desde que nacen ya podemos empezar a prepararlos para cuando llegue este momento de transición, se de esta a los pocos meses o a los 6 años.
 
Cuando dejamos a nuestros hijos por primera vez en manos ajenas, ya sea canguros, profesoras o otros/as cuidadores/as muchos niños lloran desconsolados y atemorizados, dejándonos alas madres/padres con un agrio sabor de boca. Este llanto se puede deber a uno a varios motivos:
  • Ansiedad de separación/miedo al abandono, el niño/a tienen miedo de que sus padres no vuelvan a buscarlo, de no volver a verlos nunca más.
  • Miedo a los extraños: el niño/a no se siente cómodo ante la presencia de extraños, desconfía de estos y no es capaz de hallar consuelo si no es con los primeros cuidadores (padre o madre). 
  • Compartir con otros niños. Hay muchos niños que antes de empezar la guardería o el colegio no han estado rodeados de otros niños, porque no tienen hermanos, ni primos, o porque estos están lejos, para muchos el parque ha sido el único espacio que realmente han compartido con el grupo de iguales.
  • Miedo a lo desconocido: desconocen lo que va a pasar, el espacio, los juguetes, as rutinas...
Sabiendo esto podemos empezar desde bien temprano a proporcionar experiencias a los bebés para que estos miedos e inseguridades sean lo menos "limitantes" posible.

Ansiedad de separación/miedo al abandono.

Para evitar el miedo a la separación lo mejor es que aprendan que vamos a volver a buscarlos. Este aprendizaje es puramente vivencial, ya le podemos leer cuentos, explicarles, ponerle películas, que hasta que no se separen de sus padres y no van a entender lo que es la separación y la re-unión, y que no pasa nada. Esta separación puede ser algo tan corto como dejar al bebé con la abuela mientras vamos a tomar un café a la vuelta de la esquina y volvemos. Para mi cuanto antes tengan esta experiencia menos traumática va a ser para ellos, pero como todo cada familia es un mundo y hace las cosas de una manera, y lo que a mí me ha funcionado puede que a otros no.
 
 

Miedo hacia los extraños.

Está un poco relacionada con la anterior, ya que si la única fuente de protección, cuidados y afecto que tiene un niño/a son sus padres, el día que tengan que quedarse al cuidado de una persona extraña van a estar atemorizados, porque los únicas personas dignas de confianza son sus progenitores.
  
Así que proporcionarle experiencias relacionales con otros adultos es un factor protector que evitará que nuestros hijos sientan miedo ante la profesora/or, y en cambio vean en ella/él alguien en quien confiar. Mi consejo: deja que otros familiares/amigos carguen a tu bebe en brazos, le den alguna vez la papilla, que los tíos, abuelos... le den de la mano para cruzar la calle, le ayuden a vestirse, le cambien el pañal... devuélvele la sonrisa a ese extraño que mira a tu hermoso bebé embelesado, dale las gracias a la mamá que levantó a tu bebé del suelo porque estaba más cerca que tú. De esta manera los niños aprenderán a confiar en otros adultos a parte de sus padres y no se les hará tan extraño que un profesor se quede a su cargo.

Hace tiempo ya escribí un post sobre el miedo a los desconocidos, si te apetece leerlo puedes pinchar aquí.

 

Compartir con otros niños. 

Hay niños que antes de entrar en la guardería o colegio han tenido escaso contacto con su grupo de iguales. Cuando de repente tienes que compartir espacio, atenciones y juguetes con 20 niños más si siempre has estado solo puede ser muy duro. Si procuramos rodear a nuestros hijos de otros niños esta sensación no será tan abrumadora. Quedar con otras familias con hijos, acudir a actividades dirigidas a mamás y bebés, ir al parque con una bolsa de palas para compatir (hay madres que o odian, pero ante a falta de hermanos, primos, no queda más remedio que ir de vez en cuando), llevarlos a fiestas de cumpleaños, ludotecas...

 

Inseguridad/miedo a lo desconocido. 

Con miedo a lo desconocido me refiero a la sensación de estar en un entorno que no conocen, con una rutinas diferentes, comidas diferentes... La mejor manera de evitar este miedo es proporcionarle a los niños oportunidades para conocer y experimentar cosas nuevas.


Yo soy bastante rigurosa con los hábitos, de la misma manera que con la espontaneidad. Creo que ambas son imprescindibles para un pleno desarrollo. Las rutinas les ayudan a predecir lo que va a pasar, esto les hace sentirse seguros y les da autonomía. A su vez romper con la rutina les va ayudar a ser más flexibles y tener más confianza en situaciones nuevas.

Hay niños que nunca duermen en una cama/cuna que no sea la suya, padres que entran en un estado de semi-pánico cuando tienen que romper sus rutinas y darles la comida a los niños a la 1 en vez de las 12. Claro cuando llegan a la guardería y tienen sueño, no consiguen conciliar el sueño. O al revés, hay familias donde las rutinas son tan laxas que cuesta saber cuando se va a comer.

Hay que proporcionar a los niños experiencias diferentes, enseñarles por un lado a tener rutinas de comida, baño, sueño... a la par que a romper con estos hábitos de vez en cuando, el fin de semana o las vacaciones son ideales. Viajar con los peques es una muy buena manera, dormir en un camping, en un hotel, en casa de la abuela, irse a la cama más tarde de lo normal, probar comidas nuevas, ir a un parque diferente, darle la comida con una cuchara que no sea la de siempre, llevarlos a la piscina, a la playa... en fin hay infinitas maneras que podemos hacer para proporcionarle la experiencia de algo nuevo y no tienen porque ser grandes cosas.
 
Así que cuando antes empecemos más listos van a estar.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Menú escolar en Inglaterra