Improvisando

A la soysupermayorcon5 le encanta pintar, cortar, enganchar... es su manera de relajarse, expresarse. A kirikito también le gusta, pero tengo que sentarme con ellos en la mesa y ayudarlo, sino enseguida encuentra algún sitio donde clavar el lápiz o algo divertido para cortar que no debería ser cortado, como el mantel, la cortina o el pelo de su hermana...
 
Estas sesiones de manualidades a veces son espontáneas, a veces provocadas, libres o dirigidas, pero siempre son un goce y relajadas. Cuando no son dirigidas, sacamos todo lo que encontramos (papeles, colores, botones, pegatinas, telas...) y lo ponemos en la mesa para cada uno de rienda suelta a su imaginación. En una de nuestras últimas sentadas esto fue lo que hicimos: una cara en tres dimensiones, jijijji. Utilizamos los papeles de cupcakes, vamoso de las madalenas de toda la vida, algodón y pegatinas. Y este fue el resultado.
 

Comentarios

  1. Qué guay. En mi casa la mayor se pega horas con una pintura en la mano pero la peque necesita cortar, rasgar, pegar, manipular. Para dibujar y pintar no tiene tanta paciencia, enseguida se cansa.
    Pero de una manera o de otra las dos se relajan en estos momentos.
    Con lo importante que es la expresión artística.
    Me gusta mucho tu planteamiento.
    Un saludo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Trece. Sí cuando son más pequeños lo de colorear no les gusta tanto, pero claro rasgar es una dura competencia porque es muy divertido. Me encanta tu blog.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Menú escolar en Inglaterra