Preparando la visita al museo: aspectos a tener en cuenta antes de ir.

-  Explicar a los niños las normas que hay que seguir en un museo:
         o   No hay que tocar las obras de arte porque pueden dañarse.
         o   Hay que intentar hablar flojito como en la biblioteca.
         o   No podemos correr dentro del museo.
 



fotogarfía de nuestrascosasenfamilia

- Escogiendo el museo adecuado: cualquier museo puede ser una gran experiencia para visitar con los más pequeños. Pero puede resultar más fácil una visita a un museo que tenga actividades para niños/as y/o espacios donde los niños/as puedan experimentar con el arte o la ciencia.


fotografía de saposyprincesas

- Escoger días en los que esperamos que haya poca gente. Tengo la siguiente teoría: el mejor día para ir a la playa es un día un poco nublado y para ir a un museo uno muy soleado. Porque esos son los días que menos gente encuentras. Es muy probable que un domingo por la mañana lluvioso haya mucha gente en un museo y que además algunas personas estemos un poco irritadas (dificultad para encontrar aparcamiento, cola para entrar, el paraguas, los pies mojados…), con lo cual es probable el ámbiente general sea menos sensible a las necesidades de los niños/as.


- Mirar/leer algún libro de algunas de las obras o artistas expuestos en el museo. También puedes buscar información en internet.  Los niños/as suelen ponerse muy contentos cuando reconocen un cuadro/escultura que conocen. Admás nos permitirá ver cuáles son las preferencias del niño/a. 


- Hacer alguna manualidad o actividad relacionada con algún artista/cuadro/escultura que vayamos a ver. Puede algo tan sencillo como pintar la Mona Lisa o algo más elaborado como reproducir una escultura de Miró con arcilla o plastilina.

- Tomar conciencia antes de ir de que el ritmo de la visita lo van a marcar los peques y que quizás no será tan ideal como nos lo habíamos imaginado. Casi seguro que va a durar menos de lo que esperabas y no vas a poder detenerte en las obras que querías. Si realmente quieres ver un museo a tu ritmo entonces lo ideal es ir sin niños/as, y otro día puedes volver con ellos.

- Puede que los niños/as se aburran o se cansen durante la visita al museo y empiecen a demostrártelo (llorando, corriendo, querrán irse…). No es mala idea tener pensado con anterioridad que haremos cuando llegue ese momento. Algunas ideas: hora de ir a la cafetería, buscar zonas educativas, disfrutar de la terraza del museo (si la tiene) o simplemente irse.

Comentarios

Entradas populares de este blog